Durante los meses de frío, las bajas temperaturas hacen imprescindible el uso de la calefacción en nuestros hogares. Un gasto que, además, también aumenta por el aumento de la factura de la luz.

Hay una serie de trucos que puedes adoptar para encender la calefacción, mantener una temperatura agradable y confortable en casa sin pagar una factura enorme.

Un truco muy conocido para aumentar la eficacia de los radiadores es el del papel de aluminio.

Aplicar el truco es muy sencillo: basta con poner una capa de papel de aluminio detrás del radiador , entre este y la pared, para no dispersar el aire caliente en las paredes.

Gracias al efecto del aluminio, el aire caliente permanece más tiempo en la estancia, aumentando la eficacia del radiador.